Historia

El apóstol de la revolución

9788490198926

En el otoño de 1916 se pudo ver deambulando por Cádiz unos días a un personaje en aquel entonces de todo punto intrascendente para cualquier observador español. No para las autoridades, sin embargo. León Trotski era ya un deportado por Francia, un tipo requerido por Rusia: un individuo problemático, en resumidas cuentas, para el frágil Gobierno del conde de Romanones. Refugiado en París durante la Primera Guerra Mundial, la embajada rusa no cesó de presionar al Gobierno francés para que cerrase el Nashe Slovo (Nuestra palabra), un panfleto de proganda marxista, y echase a su editor. A Trotski lo condujo una pareja de gendarmes hasta la frontera de Irún. Sigue leyendo

Estándar
Críticas

La risa (y los veinte millones)

Captura de pantalla 2018-05-29 a las 23.32.11.png

El otro día vi La muerte de Stalin de Armando Iannucci. Es una buena película. Facturada exquisitamente, cómicamente hablando, muy negra. Negrísima. Tanto que si uno ha leído algo al respecto del Gran Terror, del Holodomor, de la purga interminable, termina por no reírse. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

Nadie pagará por la sangre derramada

47312.jpg

Dice Simon Sebag Montefiore en Stalin: La corte del zar rojo, que cuando Bulgakov fue atacado en mitad del Gran Terror por escribir dramas antisoviéticos y “derechistas” Stalin puso las cosas claras al GPU (la Checa, luego llamada NKVD y finalmente KGB) con una carta al director del Teatro del Arte de Moscú asegurando que “no conviene aplicar a la literatura los calificativos derechista e izquierdista. Son términos propios del Partido. En literatura háblese de clase, de antisoviético, revolucionario o antirrevolucionario, pero no de derechas e izquierdas. Resulta fácil criticar Los días de los Turbín, resulta fácil rechazarla, pero es muy difícil escribir buenas obras de teatro. La impresión final que produce la obra es buena para el bolchevismo”. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

Lecturas rusas (I)

Con motivo del centenario de la revolución de febrero y del golpe bolchevique de octubre, reseño brevemente algunas de las obras (ensayo, reportajes y ficción) que me han servido para ilustrarme acerca de estos acontecimientos y con las que he podido hacerme una composición de lugar, por si a alguien le resulta de interés. Hago constar que esta selección sólo sigue mi propio, subjetivo y aleatorio criterio.  Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

El depravado círculo de la sangre

9788498921236

Pasadas las 9 y media de la noche del 5 de marzo de 1953, Stalin, postrado en una especie de coma por una apoplejía en el salón de su dacha favorita, la de Kuntsevo, en los arrabales de Moscú, comenzó a boquear. “Tenía el rostro descolorido, sus rasgos eran irreconocibles. Literalmente se asfixió mientras nosotros estábamos allí mirando. Su agonía fue terrible…En el último momento, abrió los ojos. Fue una mirada espantosa, de locura o de rabia, y estaba llena de miedo a la muerte”. Sigue leyendo

Estándar
Notas

La existencia de Dios

Guénrij Grigorievich Yagoda fue uno de los jefes de la NKVD, la vieja Cheka que terminó rebautizándose con el paso de los años con el nombre de KGB. Sucesor de Dzerzhinski, el fundador, se empleó en su cargo con la sanguinaria tenacidad habitual entre la depravada corte bolchevique de Stalin. Era, naturalmente, ateo, como todos aquellos asesinos que sustituyeron al Dios secular por la fe mística, y semejante al catarismo medieval, del bolchevismo. Sin embargo dejó para la posteridad una nota interesante, sobre todo para quienes como el que escribe curiosean en torno a los momentos finales de los individuos y sus reacciones. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

El asceta de la revolución

81chw3kzV2L

Hace 100 años el partido bolchevique (la facción mayoritaria, bolshevik, del viejo Partido Obrero Socialdemócrata Ruso) tomó el poder en San Petersburgo, entonces Petrogrado, por la fuerza. Es decir, que dio un golpe de Estado, aunque la historiografía moderna se empeñe en llamarlo revolución de octubre. Sigue leyendo

Estándar