Reseñas

Nadie pagará por la sangre derramada

47312.jpg

Dice Simon Sebag Montefiore en Stalin: La corte del zar rojo, que cuando Bulgakov fue atacado en mitad del Gran Terror por escribir dramas antisoviéticos y “derechistas” Stalin puso las cosas claras al GPU (la Checa, luego llamada NKVD y finalmente KGB) con una carta al director del Teatro del Arte de Moscú asegurando que “no conviene aplicar a la literatura los calificativos derechista e izquierdista. Son términos propios del Partido. En literatura háblese de clase, de antisoviético, revolucionario o antirrevolucionario, pero no de derechas e izquierdas. Resulta fácil criticar Los días de los Turbín, resulta fácil rechazarla, pero es muy difícil escribir buenas obras de teatro. La impresión final que produce la obra es buena para el bolchevismo”. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

Gogol, o el cinismo mágico

fgr11032011115056

Todo el mundo, al hablar de Rusia, o de la novela rusa, piensa: Tolstoi, Dostoievski. Naturalmente, los dos colosos no sólo se vienen a la mente de cualquiera en una charla sobre literatura. Son, así mismo, estandartes inevitables de la cultura europea y universal, y emblemas sinecdóticos de lo ruso. Si el siglo XIX fue fecundo en algo, fue en novelas. El género creció, se expandió, se inventó de nuevo, alcanzó la cota más alta de excelencia, y todo porque, como es obvio, se sucedieron en Francia, Gran Bretaña y Rusia las vidas de los autores más excepcionales de la literatura de ficción: Hugo, Balzac, Stendhal, Dumas, Flaubert, Zola, los citados Tolstoi y Dostoievski, Dickens, Poe en América, Kafka más tarde, en Centroeuropa. No obstante, el caso ruso es paradigmático. A medida que se derrumbaba el insostenible ecosistema social del país, las letras rusas brillaron con un fulgor comparable al del Siglo de Oro español. La analogía con la España de los Austrias es procedente, puesto que la decadencia general, interestamental, política, de las dos naciones, fue quizá el sustrato que fertilizó la tierra que estos genios necesitaban para desarrollar su talento. Sin embargo, hoy día, aquí en España, ¿quién conoce lo que hubo antes de Tolstoi y Dostoievski? ¿Quién los lee? Antes de Zeus fue Urano. Antes de Fiodor y de León, vino, entre otros y sobre todo, Gogol. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

El hombre que estuvo allí

img855

Acabo de leerme uno de los clásicos de Manuel Chaves Nogales, la recopilación de reportajes con que el periodista sevillano alumbró el personaje, absolutamente veraz, de Juan Martínez, maestro flamenco y artista de variedades: El maestro Juan Martínez que estaba allí. La obra es capital. Libros del Asteroide ha reeditado unos textos, publicados originalmente en el diario Ahora en 1934. Que el testimonio de Juan Martínez viese la luz, precisamente, en 1934, es la primera de las circunstancias históricas que lo han relegado al ostracismo. Ese año se produjeron en España importantísimos acontecimientos que determinaron la deriva del último bienio republicano antes de la guerra: la Revolución de Asturias, la sublevación catalana y la serie de huelgas generales que agitaron muchas ciudades en todo el país.  Sigue leyendo

Estándar
Crónica

Margen protector

Real Madrid 4 – Shaktar Donetsk 0 Sigue leyendo

Estándar