Historia

Bereziná

Cx73h_lWEAgyNcj

Cuando el día 22 de noviembre de 1812, es decir, hace 205 años, Napoleón mandó quemar los estandartes más preciados de cada una de las unidades de su Grande Armée, todos supieron que la cosa estaba verdaderamente cruda. Las águilas imperiales eran los símbolos identificativos de esos soldados que llevaban casi veinte años paseándose orgullosos por Europa. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

El depravado círculo de la sangre

9788498921236

Pasadas las 9 y media de la noche del 5 de marzo de 1953, Stalin, postrado en una especie de coma por una apoplejía en el salón de su dacha favorita, la de Kuntsevo, en los arrabales de Moscú, comenzó a boquear. “Tenía el rostro descolorido, sus rasgos eran irreconocibles. Literalmente se asfixió mientras nosotros estábamos allí mirando. Su agonía fue terrible…En el último momento, abrió los ojos. Fue una mirada espantosa, de locura o de rabia, y estaba llena de miedo a la muerte”. Sigue leyendo

Estándar
Relatos

El día que salvé al Emperador

Grenadier-a-pied-de-la-Vieille-Garde

No me lo podía creer. Puede que nadie se lo crea, nunca, cuando lo cuente. Si es que algún día lo cuento. Sigue leyendo

Estándar
Historia

La familia de la Casa Ipátiev

Ipatjew-Haus2

En la madrugada del 16 al 17 de julio de hace 99 años, el último zar de Rusia, Nicolás II, fue asesinado en el sótano de la Casa Ipátiev de Ekaterimburgo, junto a toda su familia. Fue en la habitación cuya ventana arqueada puede verse abajo a la izquierda, en la fotografía. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

El padre fundador

9788490651179_1

Dice Amaya Lacasa en el prólogo de sus “Narraciones completas”, que ella misma traduce e introduce para la edición de Alba de 2015, que Pushkin es para los rusos “la encarnación de su cultura y su idioma, quien los enseñó a hablar, a ser ellos mismos y a gozar de su propio idioma, a saber quiénes eran y qué sentían”. Sigue leyendo

Estándar
Historia

El hombre del Belerofonte

Napoleon-on-HMS-Bellerophon-in-Plymouth-Sound-August-1815-by-Jules-Girardet-PCMAG

Después de Waterloo, Napoleón llegó a París el 21 de junio por la mañana. Mientras descansaba, exhausto, Fouché encabezaba el último golpe de Estado. Al día siguiente, evitando un baño de sangre inútil, el Emperador abdicaba por segunda vez, renunciando a todos los derechos imperiales en favor de su hijo. Se retiró a la Malmaison, residencia que fue de su gran amor Josefina; prusianos y rusos avanzaron hacia París, circunstancia que lo llevó a ofrecerse como simple general al gobierno provisional que se había formado tras su renuncia. Fouché rehusó y puso una fragata a su disposición para que huyera a los Estados Unidos. En Rochefort, a donde llegó el 3 de julio, se encontró con que la Royal Navy había bloqueado el puerto.  Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

Pequeño mundo de autor

9788484289210

Se puede leer Los hermanos Karamázov y leer con ella todo Dostoyevski. No se lo recomendaría a nadie, naturalmente, puesto que así se perdería uno obras capitales de la literatura universal como Crimen y castigo, El idiota o Los demonios. Pero todo Dostoyevski está en su última obra, que es un compendio genial de sus ideas, de sus temas. Lo decía Houllebecq: no hay ideas nuevas en Los hermanos Karamázov, nada que Dostoyevski no haya expuesto ya en sus otras creaciones. Sigue leyendo

Estándar