Notas

Elecciones

Susana Díaz, presidenta de la Junta, ha convocado nuevas elecciones autonómicas en Andalucía, para el 2 de diciembre. Asunto fascinante. Volverán a ser las elecciones más aburridas de la previsible y mediocre escena política española. Sigue leyendo

Estándar
Notas

España irrespirable

Ahora está de moda otra vez, con esto de la moción de censura de Sánchez a Rajoy, la expresión “ganarse la confianza de la cámara”. Debería ser, mejor, ganarse la confianza de las cámaras, en plural.  Sigue leyendo

Estándar
Notas

Lo que de verdad importa

Recuerdo un cartel electoral no sé si de unas autonómicas andaluzas, o sabe Dios. Tampoco soy capaz de acordarme del partido al que pertenecía. Da lo mismo. Decía Lo que de verdad importa. Ese era el lema de campaña. Un buen lema. Sigue leyendo

Estándar
Notas

Aquel que nos gobernó, que era tan bueno

Suele ocurrir que el pasado más o menos lejano se nos proyecta como una idealización, sobre todo si contrasta con un presente farragoso y gris o se le opone un precedente inmediato grotesco. Lo observo cada vez que se menciona, en público o en privado, a José María Aznar. Sigue leyendo

Estándar
Notas

Vida de políticos: Díaz Pacheco

Al hilo de la noticia que saltó ante mis ojos ayer, en Twitter, acerca de la directora del Observatorio de Salud Pública de Cantabria (ente sufragado por la Consejería de Sanidad del Gobierno autonómico cántabro), la miembro de las Juventudes Socialistas cántabras Estela Goicoechea, he decidido probar, en una suerte de experimento informal, mi hipótesis: que la Constitución española propicia, por su naturaleza, un sistema de representación colonizado por los apparatchiks. Voy a empezar, ya que la tengo a mano, con la Presidente del Gobierno autonómico andaluz, y ahora candidata a la Secretaría General del Partido Socialista Obrero Español, Susana Díaz Pacheco.  Sigue leyendo

Estándar
Comentario

El fracaso de una nación

Doce años ya del 11M. Tras la matanza, el fracaso. La caída. Sigue leyendo

Estándar
Comentario

La canaille

Poner en pie de igualdad la bandera de un Estado democrático, constitucional y parlamentario, con un trapo inocuo, peluche de un movimiento caracterizado por el racismo, la xenofobia, el clasismo y el sectarismo, es un error político de bulto. Sigue leyendo

Estándar