Notas

Unas líneas de Marc Bloch

Ayer terminé La extraña derrota, de Marc Bloch. Bloch es uno de los historiadores más importantes del siglo XX francés. Tenía 53 años en 1939, estaba casado, era padre de seis hijos y catedrático de La Sorbona. Sigue leyendo

Estándar
Notas

Notas del 8 de marzo

Del nuevo feminismo que ya es absolutamente dominante de la palestra pública he observado algunas cosas que me han parecido curiosas, llamado mi atención:  Sigue leyendo

Estándar
Notas

España vuelve a perder

Con las palabras se construyen mundos nuevos y se destruyen los viejos. Así ha sido siempre. Especialmente desde la derrota del comunismo soviético, el socialismo internacional se ha especializado en importar a Occidente las estrategias de perversión del lenguaje que alcanzaron su perfeccionamiento absoluto durante el estalinismo y lo que siguió. Sigue leyendo

Estándar
Notas

Consideraciones europeístas: adenda

Decía yo el otro día grosso modo, en las anteriores consideraciones europeístas, que la idea de Europa sin la carne de la identidad no vale de nada puesto que difícilmente impregnará la médula de los habitantes de las naciones que componen la Unión. Sigue leyendo

Estándar
Notas

Golpes de Estado líquidos

Me acuerdo de cuando una profesora de Literatura española contemporánea, en la carrera, nos explicó qué era el amor líquido. Según ella, era estar sin estar. Es decir, el fin del matrimonio como institución canónica, tradicional y secular. Sigue leyendo

Estándar
Notas

Complicidades necesarias

La corrupción moral de la izquierda en España es absoluta. Para advertirlo sólo hay que comparar las reacciones de los jefes de Podemos, Izquierda Unida e incluso PSOE ante dos circunstancias del todo opuestas: la aprobación fraudulenta de dos leyes golpistas por parte de los grupos parlamentarios independentistas en el Parlamento autonómico catalán, y el llamamiento de Felipe VI a utilizar todos los mecanismos legales disponibles para restablecer el orden constitucional. Sigue leyendo

Estándar
Notas

La dignidad de un hombre tranquilo

Captura de pantalla 2017-09-22 a las 11.43.13

Ayer por la mañana, un hombre, un hombre cualquiera (un ciudadano anónimo) se dedicó a arrancar panfletos, carteles y esteladas con que la vociferante turba había empapelado la fachada de la Consejería de Economía de la Generalidad de Cataluña la noche anterior. Su gesto fue espontáneo. Sigue leyendo

Estándar