Notas

El banderillero que olía la muerte

Ha muerto un torero, en la plaza. Se llamaba Iván Fandiño. Cuando el otro día, al conocerse su muerte en una plaza del sur de Francia, la cuenta de Twitter Ateneo Orson Welles (@LaOrson) tuiteó “No tenemos palabras. Otra vez ese olor a cera llenándolo todo”, acompañado de una foto de Fandiño, me acordé de Enrique Blanquet. Sigue leyendo

Estándar
Relatos

Mosquito

Tú, mosquito, déspota traidor que velas mi insomnio, sátrapa de mi sueño; con él haces y deshaces tu maldita tela de miedo. Sigue leyendo

Estándar
Relatos

Diálogo de un hombre con su lecho de muerte

Acto primero Sigue leyendo

Estándar
Notas

Muerte de un hombre

Hoy se ha ahorcado un hombre. Me lo ha contado mi madre. Sigue leyendo

Estándar
Notas

Historias en lápidas

Un cementerio es un lugar que cuenta historias. Sigue leyendo

Estándar
Epistolario

Exvotos y difuntos

Querida Flavia, Sigue leyendo

Estándar
Historia

“A Joselito le ha matado un toro”

6a00d8341bfb1653ef0168eb8ba3d1970c-800wi

Hoy hace 95 años que Bailaor mató a Joselito. Fue en Talavera de la Reina, una ciudad hechizada desde entonces por la superstición de la muerte. El 16 de mayo de 1920, la abstracción popular hecha hombre -Joselito, como el gladiador de Roma, como el futbolista de nuestra Babilonia, era la carne en que convergía el sueño aupado por encima de la misérrima condición de tantos hombres infortunados- olía a muerte, según contó luego Enrique Berenguer, Blanquet; el banderillero que podía oler la cera de que estaba hecha. Sigue leyendo

Estándar