Crónicas del sur de España

Crónicas del sur de España #6

IMG_7098

#6 Ligero de equipaje  Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

Vida de un desubicado

EP626542.jpg

Según el DRAE se entiende por desubicado una persona que “no se comporta de acuerdo con las circunstancias y hace o dice cosas inoportunas o inconvenientes”, siendo su uso propio de los hablantes en Hispanoamérica. Aunque la expresión tiene algo peyorativo en España, en su etimología es precisa, sobre todo para definir a hombres como Arturo Barea. ¿Quién lee hoy en España a Barea? Sigue leyendo

Estándar
Notas

Si quieres ser escritor

Cuenta Arturo Barea, el alter ego del escritor en La ruta, segunda parte de la trilogía La forja de un rebelde, que cuando quiso plantearse la carrera de las letras fue un día al Ateneo de Madrid. Allí se encontró con Emilio Càrrere, un literato de la época, que hoy sólo me suena porque comparte apellido con Emmanuel Càrrere, el francés. Sigue leyendo

Estándar
Relatos

Detrás de la blanca pared

El futuro escritor tan sólo es un niño. Dentro de su cabeza, quién sabe si en algún punto indeterminado del universo sumergido entre los capilares de su cabello y el hueso del occipital, duermen Quasimodo, Jean Valjean, Cosette, Javert y Gilliat, amasados todavía en el líquido amniótico. Tiene 10 años. Sigue leyendo

Estándar
Notas

Hombres armados

hombres-armados

Cuando era niño, la ensoñación de escribir un libro (y verlo publicado, se entiende) era muy recurrente. Llegaba hasta a obsesionarme con una imagen: mi yo adulto contemplando una estantería repleta de libros firmados por mí. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

El padre fundador

9788490651179_1

Dice Amaya Lacasa en el prólogo de sus “Narraciones completas”, que ella misma traduce e introduce para la edición de Alba de 2015, que Pushkin es para los rusos “la encarnación de su cultura y su idioma, quien los enseñó a hablar, a ser ellos mismos y a gozar de su propio idioma, a saber quiénes eran y qué sentían”. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

Pequeño mundo de autor

9788484289210

Se puede leer Los hermanos Karamázov y leer con ella todo Dostoyevski. No se lo recomendaría a nadie, naturalmente, puesto que así se perdería uno obras capitales de la literatura universal como Crimen y castigo, El idiota o Los demonios. Pero todo Dostoyevski está en su última obra, que es un compendio genial de sus ideas, de sus temas. Lo decía Houllebecq: no hay ideas nuevas en Los hermanos Karamázov, nada que Dostoyevski no haya expuesto ya en sus otras creaciones. Sigue leyendo

Estándar