Notas

La claudicación

Me han invitado a un par de bodas últimamente. No es lo habitual. Llevo tres en menos de doce meses y se me han acentuado mis connaturales tendencias misantrópicas. Lo cierto es que en nuestro tiempo si no te invitan a una boda no existes. Es el marchamo de la socialité contemporánea, como decir, estar en la pomada. Las bodas, religiosas, me han dado tiempo y espacio para darle vueltas a ciertas cosas. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

“No lo entiendo”

David_-_The_Death_of_Socrates

De Michel Eyquem, señor de Montaigne, Miguel de la Montaña como se le llamaría en España (donde el conocimiento de su obra fue furtivo, clandestino, poco relevante) no se pueden decir muchas cosas. Sigue leyendo

Estándar