Historia

Bereziná

Cx73h_lWEAgyNcj

Cuando el día 22 de noviembre de 1812, es decir, hace 205 años, Napoleón mandó quemar los estandartes más preciados de cada una de las unidades de su Grande Armée, todos supieron que la cosa estaba verdaderamente cruda. Las águilas imperiales eran los símbolos identificativos de esos soldados que llevaban casi veinte años paseándose orgullosos por Europa. Sigue leyendo

Estándar
Historia

Austerlitz

zpage424

Cuenta David Chandler en su monumental “Las campañas de Napoleón”, traducido y editado hace poco por La esfera de los libros, que el 23 de noviembre de 1805, “el grado de cansancio de los franceses resultaba preocupante. Al Emperador no le quedó más opción después de ocupar Brno que decretar un alto en las operaciones y conceder un descanso imprescindible. Sigue leyendo

Estándar
Historia

Trafalgar

El mismo día en que Napoleón le daba la primera estocada a la Tercera Coalición en Ulm, el 20 de octubre de 1805, su flota, al mando del vicealmirante Villeneuve, se dejaba emboscar en Cádiz por la británica. Al día siguiente, mientras el general Mack desfilaba con ridículo y bochorno junto a sus 27 mil austríacos delante de Napoleón y la Grande Armée, tirando sus armas en un montón hecho en la falda de una colina de los Altos del Michelsberg, Villeneuve finiquitaba su catastrófica campaña siendo derrotado frente al cabo español de Trafalgar. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

Un español en la guerra de Francia

00106517483894____2__600x600

 

Cuando Francia le declaró la guerra a Alemania y ordenó, el domingo 15 de agosto de 1914, la movilización general de “tout Français soumis aux obligations militaires doit, sous peine d´etre puni avec toute la rigueur des lois” (tal y como rezaba la célebre Orden de Movilización General que hoy venden en el Arco del Triunfo y en la Torre Eiffel como souvenir, en forma de cuartilla) Agustí Calvet estaba allí. Estudiando filosofía en la Sorbona y viviendo en una pensión, la de Madame Durieux, ubicada en una plaza cuyo nombre retumbaba germánicamente: de Fürstenberg, en el corazón de Saint-Germain-des-Prés. Tenía 27 años, y la Gran Guerra, aquella “convulsión incalculable” que él compararía luego con el Diluvio Universal, lo cambió también a él; de licenciado en Filosofía y Letras con aspiraciones de erudito y académico, a periodista bajo el pseudónimo de Gaziel.  Sigue leyendo

Estándar
Epistolario

Sobre la piedad

Querida Flavia,

Retomo mi capricho epistolar porque quiero hablarte de algo de lo que, me temo, no te hablará nadie a lo largo de tu vida. Sigue leyendo

Estándar
Relatos

Diálogo de un hombre con su lecho de muerte (fin)

Acto tercero

Sigue leyendo

Estándar
Relatos

Diálogo de un hombre con su lecho de muerte (II)

Acto segundo

Sigue leyendo

Estándar