La carretera

Llevaba más de dos horas conduciendo y empezó a cansarse. Salió con la última luz del día, que también era la del año, y en su camino había visto ennegrecerse el cielo con el mayor espectáculo del mundo. Continúa leyendo La carretera

El tipo del bar

La verdad es que hacía un frío de cojones. Fue un invierno especialmente jodido. Entré en aquel bar. Era el segundo de la noche. Había previsto más; la cosa se enredó en el primero. De allí salí como una cuba. Dejé al resto pidiendo absenta y salí a escape sintiendo punzadas del aire gélido hiriéndome los pulmones. Quería despejarme. Lo necesitaba. Con la neblina mental del borracho caminé hacia el callejón de en frente y entré en un garito que apenas conocía. Continúa leyendo El tipo del bar