El individuo número 13

Era una mañana estupenda, ¿sabes? Hacía calor, un sol espléndido, un cielo azul limpio y claro, radiante. Yo salí a comprar el pan y a hacer un par de mandados. Jamás lo olvidaré: tres barras en la panadería de la esquina, seis botellas de agua en el colmado de en frente y al final de la calle, en la pescadería, un kilo de gambas y otro de acedías para el almuerzo. Continúa leyendo El individuo número 13