Un español en la guerra de Francia

00106517483894____2__600x600

 

Cuando Francia le declaró la guerra a Alemania y ordenó, el domingo 15 de agosto de 1914, la movilización general de “tout Français soumis aux obligations militaires doit, sous peine d´etre puni avec toute la rigueur des lois” (tal y como rezaba la célebre Orden de Movilización General que hoy venden en el Arco del Triunfo y en la Torre Eiffel como souvenir, en forma de cuartilla) Agustí Calvet estaba allí. Estudiando filosofía en la Sorbona y viviendo en una pensión, la de Madame Durieux, ubicada en una plaza cuyo nombre retumbaba germánicamente: de Fürstenberg, en el corazón de Saint-Germain-des-Prés. Tenía 27 años, y la Gran Guerra, aquella “convulsión incalculable” que él compararía luego con el Diluvio Universal, lo cambió también a él; de licenciado en Filosofía y Letras con aspiraciones de erudito y académico, a periodista bajo el pseudónimo de Gaziel.  Continúa leyendo Un español en la guerra de Francia

Sobre la sedición

Después de esto,

  1. Artículo 116.5

Y luego: Capítulo IV, Artículo 32.

La canaille

Poner en pie de igualdad la bandera de un Estado democrático, constitucional y parlamentario, con un trapo inocuo, peluche de un movimiento caracterizado por el racismo, la xenofobia, el clasismo y el sectarismo, es un error político de bulto. Continúa leyendo La canaille

Plomo

Athletic de Bilbao 1 – Real Madrid 2 Continúa leyendo Plomo

Cemento

Español de Barcelona 0 – Real Madrid 6 Continúa leyendo Cemento

Notas sobre el federalismo

Conviene precisar qué se entiende por un nuevo encaje de Cataluña en España, expresión que tanta fortuna ha hecho en el establishment político-periodístico de la España contemporánea: grosso modo, significa que el Estado y la Generalidad catalana negocien un cupo, es decir, hacer extensible la situación fiscal de la comunidad autónoma vasca al territorio de Cataluña. Continúa leyendo Notas sobre el federalismo

Medio metro de encaje dorado

Escuchando hoy a Ramón Espadaler en la radio, el secretario general de Unió Democràtica me produjo la eterna sensación que para mí acompaña siempre al catalanismo: son el niño pijo y caprichoso que lamenta lo desdichado de su vida cuando su padre no le regala el Audi al cumplir los 18, sino tan sólo un Polo. Continúa leyendo Medio metro de encaje dorado