Vida de magnicidas: Mateo Morral

Mateo Morral Roca nació en 1879 en Sabadell, Barcelona, cuando la ciudad era llamada popularmente la Manchester española por su pujanza en la industria del textil. Era hijo de Martín Morral, heredero de un notable emporio del sector y conocido miembro de la Unión Republicana de la ciudad, y de Ángela Roca, a la que diversos testimonios coinciden en describir como “integrista católica”. Continúa leyendo Vida de magnicidas: Mateo Morral

Vida de magnicidas: Angiolillo

Michele Angiolillo Lombardi nació en la región de Apulia, en el tacón de la bota italiana, el 5 de junio de 1871. Cuando asesinó a Antonio Cánovas del Castillo el 8 de agosto de 1897, tenía 26 años recién cumplidos. Continúa leyendo Vida de magnicidas: Angiolillo

Vida de magnicidas: Mateu, Nicolau y Casanellas

Pedro Mateu Cusidó, Luis Nicolau i Fort y Ramón Casanellas Lluch eran tres veinteañeros catalanes la noche del 8 de marzo de 1921. Continúa leyendo Vida de magnicidas: Mateu, Nicolau y Casanellas

Vida de magnicidas: Manuel Pardiñas

Manuel Pardiñas Serrano nació en El Grado, provincia de Huesca, el 1 de enero de 1886. Hijo de Agustín y María, su padre, se dice, fue carabinero. Continúa leyendo Vida de magnicidas: Manuel Pardiñas

10 de enero de 1936 (el liberalismo a la deriva)

Hoy no tengo muchas ganas de escribir. Así que, hojeando el ABC de Madrid del viernes 10 de enero de 1936, me he encontrado con algo que, et voilá, será lo que aquí consigne. Pues me parece que una pieza así resultaría hoy incomprensible y del todo improcedente en la prensa actual, al mismo tiempo que lo encuentro encantadoramente añejo en lo que tiene de remembranza del periodismo político decimonónico, cuando las cabeceras eran tribunas de defensa pública de un partido o sindicato. Sin el rubor que luego impuso, por el qué dirán, el periodismo hecho industria. Estos opúsculos, pequeños y redactados a modo de alegatos o arengas, eran habituales en la época, pues me los voy encontrando a cada poco en mi repaso diario. No los he encontrado, todavía, en La Vanguardia, así que debo pensar que eran más habituales en los periódicos de una marcada tendencia, llamémosla, extrema. No existe rastro en hemerotecas accesibles (al menos para mí) de periódicos comunistas, socialistas o anarquistas, pero intuyo que en cabeceras como El Socialista la cosa debía ser incluso peor que en ABC puesto que éste último no dejaba de representar a un target compuesto por buena gente para quien a priori el exabrupto radicalizado era algo tolerable en tiempos de emergencia espiritual, pero no aconsejable.  Continúa leyendo 10 de enero de 1936 (el liberalismo a la deriva)

Juan Belmonte en Twitter

Hoy he hallado un tesoro. Estaba cavando en mitad de una isla que ya a primera vista lucía primorosa, vergel palpitante, cuando Juan Belmonte se me ha aparecido de repente y señalándome con el dedo reconocióme como uno de los suyos: Continúa leyendo Juan Belmonte en Twitter