La sonrisa de Carme

El PSOE pide perdón. Para ello, en lugar de redactar un contrito comunicado realzando el profundo dolor de su militancia por ochos años de auténtica ruina económica y moral, los socialistas, siempre brillantes en el agitprop y las soluciones efectistas, han editado un vídeo. Por supuesto, no lo he visto, puesto que en la cabecera de dicho vídeo, justo antes de pinchar en el play, observé una imagen que me revolvió las tripas: Continúa leyendo La sonrisa de Carme

Logaritmos

Siempre que se habla a mi alrededor de aritmética, geometría o logaritmos, me siento como un profundo analfabeto. ¿Estarás mi cerebro mutilado? ¿algún golpe durante la infancia que lo dejó incapacitado para procesar cualquier cosa relacionada con las matemáticas? ¿un trauma, a lo peor? ¿uno de tantos remates de cabeza a aquellos balones mikasa que eran más duros que la primera piedra que pisó Colón en el Caribe? Continúa leyendo Logaritmos

Fragmento número 1

El viento soplaba a rachas, fuerte a veces, otras, apenas una brisa leve. La piel del torso desnudo se le erizaba, pues la noche caía ya fresca y en aquellas latitudes el verano comenzaba a morir lentamente, bajo la inexorable bota del otoño crepuscular. Allí de pie, en un claro de aquel bosque que ululaba, se sentía menos materia que nunca. Nada físico, cada vez más sensorial. No cerraba los ojos, pues quería absorberlo todo. El aire, la luz, los colores, los ruidos, el tiempo. Pretendía fusionarse con la naturaleza indómita que lo rodeaba, cerrarse sobre sí mismo y que todo aquello lo abrazara, envolviéndolo en el susurro místico del ocaso. Continúa leyendo Fragmento número 1

Un hombre sin su prosa

Soy un hombre sin su prosa. Un hombre mudo, silenciado. Mi papel está en blanco, no tengo letras. Lo he perdido todo

Troya a mis espaldas

Hoy he vuelto a la ciudad. No estaba igual que siempre. Nunca lo está. Como últimamente hago, cada vez con mayor asiduidad, recurro sólo a los lugares habituales. Esos en los que ya he establecido una rutina, a fuer de repetir una y otra vez los mismos rituales. La liturgia es sencilla, mas sólo para quien la conozca. Sin embargo, ¿qué me importa a mí que parezca cosa baladí? En cada uno de esos resquicios donde se asienta un trozo de mi memoria me veía a mí mismo, en otra época. Con otras máscaras. Continúa leyendo Troya a mis espaldas

Live free or die

“Tienes el mundo a tus pies. Tu vida, entera, está por empezar. ¿Qué quieres hacer? O no, no. Escúchame, esto es más importante, ¿qué quieres ser? ¿Qué clase de persona, de hombre? ¿Acaso hay alguna voz que te dicta lo que tienes que pensar, que escribir? ¿Eres libre? Vive libre,  o muere, hermano. En este momento de tu vida, realmente, eres tú el dueño de tu propio destino. De tu futuro. Eso no es ninguna tontería, ¿sabes? Puedes elegir cualquier camino, cualquier meta, cualquier objetivo. ¿Y sabes qué es lo mejor? Que aún te sobrará tiempo para rectificar. Para volver a donde estás ahora, y empezar de nuevo. Eres libre. Quizá dentro de un año, o de dos, ya no lo seas. Pero ahora sí. Deléitate. Disfrútalo. Nunca, jamás, volverás a ser quien eres ahora mismo, en este instante, mientras escribes esta mierda”

Luces en lontananza

¿Qué es eso que ve refulgir el templario en lontananza? ¿Acaso son las llamas de San Juan de Acre, ascendiendo hasta el cielo como lenguas de sangre que claman justicia a Dios? ¿Será el reflejo de miles de aceros, y escudos de un ejército enemigo? ¿O no será, por ventura, un truco del sol, siempre presto a engañar su vista créduda y cansada con trucos e ilusiones nigrománticas? Continúa leyendo Luces en lontananza