Reseñas

Nadie pagará por la sangre derramada

47312.jpg

Dice Simon Sebag Montefiore en Stalin: La corte del zar rojo, que cuando Bulgakov fue atacado en mitad del Gran Terror por escribir dramas antisoviéticos y “derechistas” Stalin puso las cosas claras al GPU (la Checa, luego llamada NKVD y finalmente KGB) con una carta al director del Teatro del Arte de Moscú asegurando que “no conviene aplicar a la literatura los calificativos derechista e izquierdista. Son términos propios del Partido. En literatura háblese de clase, de antisoviético, revolucionario o antirrevolucionario, pero no de derechas e izquierdas. Resulta fácil criticar Los días de los Turbín, resulta fácil rechazarla, pero es muy difícil escribir buenas obras de teatro. La impresión final que produce la obra es buena para el bolchevismo”. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

Vida de un desubicado

EP626542.jpg

Según el DRAE se entiende por desubicado una persona que “no se comporta de acuerdo con las circunstancias y hace o dice cosas inoportunas o inconvenientes”, siendo su uso propio de los hablantes en Hispanoamérica. Aunque la expresión tiene algo peyorativo en España, en su etimología es precisa, sobre todo para definir a hombres como Arturo Barea. ¿Quién lee hoy en España a Barea? Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

Velocidad, neuróticos y hombres fragmentados

9788433977328

Escribió Henri Bergson: Si sigo con los ojos, en la esfera de un reloj, el movimiento de la aguja que corresponde a las oscilaciones del péndulo, no estoy midiendo, como podría pensarse, una duración. Lo único que hago es contar momentos simultáneos, que es algo muy distinto. Fuera de mí, en el espacio, nunca hay sino una posición única de la aguja y del péndulo, pues de sus posiciones anteriores no queda nada. Dentro de mí se realiza un proceso continuo de organización y de penetración mutua de los hechos de conciencia, y eso es lo que constituye la verdadera duración”. Tras someter a mediciones en el espacio la experiencia de la duración vivida, la cultura occidental había convertido la experiencia en esclava de la áspera cultura espacial de los hechos y las cifras, de los centímetros y las toneladas. Lo que Bergson dio a entender era que, por el bien del éxito en el comercio y en la ciencia, la civilización se privaba de su libertad más fundamental. Para él, la conciencia tenía que depender de la memoria para crear un cuadro coherente del mundo, y, al hacerlo, la mente, por asombroso que parezca, funcionaba como una cámara de cine, proyectaba imágenes estáticas para dar la ilusión de movimiento continuo, de identidad”.  Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

Centinela de la memoria

9788416854233_L38_04_x.jpg

“Jorge II y sus ministros consideraron que no hacía ningún bien a la población conocer el fracaso inglés ante Cartagena de Indias y se decidió que no se hablara ni se escribiera nunca más de él. Naturalmente fueron obedecidos porque el control de las publicaciones era férreo en la Inglaterra de este tiempo, y lo ha sido hasta bien entrado el siglo XIX. La mayor parte de la población inglesa no se enteró de lo que había pasado en Cartagena. Y los libros de texto hoy no lo mencionan, ni los españoles ni los ingleses. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

Lecturas rusas (I)

Con motivo del centenario de la revolución de febrero y del golpe bolchevique de octubre, reseño brevemente algunas de las obras (ensayo, reportajes y ficción) que me han servido para ilustrarme acerca de estos acontecimientos y con las que he podido hacerme una composición de lugar, por si a alguien le resulta de interés. Hago constar que esta selección sólo sigue mi propio, subjetivo y aleatorio criterio.  Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

El depravado círculo de la sangre

9788498921236

Pasadas las 9 y media de la noche del 5 de marzo de 1953, Stalin, postrado en una especie de coma por una apoplejía en el salón de su dacha favorita, la de Kuntsevo, en los arrabales de Moscú, comenzó a boquear. “Tenía el rostro descolorido, sus rasgos eran irreconocibles. Literalmente se asfixió mientras nosotros estábamos allí mirando. Su agonía fue terrible…En el último momento, abrió los ojos. Fue una mirada espantosa, de locura o de rabia, y estaba llena de miedo a la muerte”. Sigue leyendo

Estándar
Reseñas

El asceta de la revolución

81chw3kzV2L

Hace 100 años el partido bolchevique (la facción mayoritaria, bolshevik, del viejo Partido Obrero Socialdemócrata Ruso) tomó el poder en San Petersburgo, entonces Petrogrado, por la fuerza. Es decir, que dio un golpe de Estado, aunque la historiografía moderna se empeñe en llamarlo revolución de octubre. Sigue leyendo

Estándar