Noviembre. 29.

La religión, el partido, Tinder, Twitter, la botella, el equipo, Facebook, son como cuando de noche estamos solos en la oscuridad de nuestra habitación, sentimos miedo y nos arropamos estrechando fuerte la sábana sobre nuestra cabeza. Sabemos que eso no nos librará del peligro pero aun así lo hacemos, y nos dormimos entonces confiados en que nada malo nos va a pasar. Debajo de todas las capas de la vida está la nada; esa convicción y la de que todo lo hicieron antes que nosotros hombres y mujeres mucho mejores de lo que nosotros llegaremos a ser jamás, de que nada de lo que hagamos mejorará ni moverá un centímetro el mundo del sitio en el que estaba cuando lo encontramos, puede destruir a un individuo. Hay que adormecerse o pegarse un tiro como el ingeniero de Dostoyevski en Los demonios. A mi generación todo esto le ha pasado por encima pero no creo que todavía se hayan dado cuenta.

Publicado por

AntonioValVidal

antoniovalvidal@gmail.com

Un comentario en “Noviembre. 29.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s