El tríptico del final de semana

El viernes, el mundo continúa siendo una tierra sin hollar, virgen en su inmensidad desconocida y plena. El sábado, tanto por hacer, el ánimo jacarandoso, la conquista de los espacios mundanos y el gesto despreocupado de la felicidad, que es un instante que se aspira a bocanadas. Dentelladas de ansia sabatina. El domingo, la percepción terrible del lunes; el miedo hondo ante el vacío, dicha contenida hasta el almuerzo y, tras él, una sobremesa que es agonía hasta la oscuridad muda de la hora azul.

Publicado por

AntonioValVidal

antoniovalvidal@gmail.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s