Encantamento

Las historias que están por contar son las mejores. Los textos mejores, más jugosos y llenos de vida: los que están en la cabeza, aún por escribir. Después de escritos, todos parecen grises y sucios; mal trabados y llena de goteras su techumbre fea. Este adjetivo pomposo, que sobra. Esta línea mal construida, a contrapié. Este sustantivo desubicado que grita sordo su orfandad desmesurada. Siempre suenan bien las historias que están por contar todavía, las imágenes en la cabeza, las más completas: en la mente de uno, todo tiene sentido, todo se desarrolla satisfactoriamente, todo encaja, todo está en el lugar correcto. La perfección, en ese estado etéreo, le lleva a uno a cometer más osadías que el mismo enloquecimiento transitorio que de vez en cuando trae la primavera, y que demasiadas veces se llama amor, antes de conocer el sentido original de las palabras.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s