Donna

En una de sus tantas noches de derrota y etílica resignación en las que ambos compartían fracasos y desesperanzas, Hank Moody confesó a Charlie Runkle, acariciándole la calva, que pueden pasar muchas cosas a lo largo de un día, pero que al final, cuando llegaba la noche y el frío se apoderaba de la guarida del hombre, la soledad se hacía materia y lo más importante, absolutamente lo único que merecía la pena conquistar, y conservar, era la tierra prometida. Aquella que se esconde tras la mirada y la sonrisa de la mujer amada, la ligazón del individuo a la tierra que lo contiene y que algún día le servirá de cobijo y mortaja. Y lo cierto es que en eso, como en otras tantas cosas, la versión moderna y tragicómica de Tántalo también tenía razón: cuando cierras los ojos, lo único que importa es ella. La donna della mia vita.

Un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s